Como buen fotógrafo que se precie, mis inicios fueron oliendo a químicos en un cuarto oscuro de revelado, cuando la era digital era todavía una utopía, experimentando la magia de descubrir las imágenes positivadas en el papel en blanco al contacto con el liquido revelador.

Entonces la fotografía era un proceso mucho mas elaborado y complejo, donde la técnica cobraba una especial relevancia puesto que no existían los mecanismos actuales para corregir la exposición, el encuadre, los tonos… y por supuesto no podías previsualizar en una pantalla la foto recién tomada. Tenía su encanto, pero el progreso inundó el mundo de la imagen, dando lugar a otro universo de posibilidades en la era digital.

El complemento ideal para la fotografía fue el diseño gráfico a través de potentes herramientas como Photoshop desde sus primeras versiones.

Amo el diseño digital tanto como la fotografía, y considero que la edición fotográfica es un aspecto necesario para todo fotógrafo, no solo a niveles de pequeñas correcciones o mejoras, sino para crear, imaginar y dar forma a las ideas sin ningún límite.

Mi experiencia profesional comenzó con los reportajes sociales, pero más tarde me animé a hacer todo tipo de fotografía, ya que tanto el retrato de estudio como la fotografía en exteriores resultaron ser un mundo fascinante cuando empiezas a entender la luz. Lo mas complicado ( y nunca se deja de aprender) es conseguir ambientes dibujando con la luz y experimentado cada día para buscar nuevos matices y efectos.


 

Si te gusta la fotografia disfruta de mi galeria en flicker:

https://www.flickr.com/photos/ambilusion/